Networking: ¿La clave para triunfar en la era global?

Written by Frank Calviño

Estamos viviendo un tiempo de hiper-conexión. De toneladas masivas de información. De contenidos virales que dan la vuelta al globo en fracciones de segundo. Estamos viviendo una época tan colapsada de datos, tan repleta de información, que se nos vuelve muy difícil el poder discernir entre lo útil y lo inútil. Esto pasa a nivel personal con las noticias que consumimos: cada día somos más incapaces de reconocer los bulos, las noticias falsas, de entre las reales. Pero pasa también a nivel empresarial. Nuestras compañías, organizaciones y emprendimientos, están sometidos a un bombardeo constante de contactos, posibles proveedores y potenciales clientes, que puede volvernos locos y desviarnos de la rentabilidad si no somos coherentes y eficientes al manejar esta data.

Este escenario es radicalmente diferente a como se realizaban los negocios hace apenas 12 o 15 años, antes de la explosión de las redes sociales. En aquellos años, que aún llamábamos de la “Sociedad de la Información”, los negocios se basaban en plataformas de publicidad y mercadeo masivas y uni-direccionales. Los que ahora llamamos “medios tradicionales”: periódicos, televisoras y radios. Canales de comunicación masiva que son, por diseño, originalmente unidimensionales. Estos medios están creados para transmitir volúmenes masivos de información sin esperar al feedback del oyente.

Hoy en día, la historia es otra. Facebook y Twitter, como ejemplos primordiales de las nuevas plataformas de comunicación, son medios multidireccionales. Los mensajes se envía y se responden al instante. Se sostienen múltiples conversaciones a diferentes grados entre diferentes emisores, todo al mismo tiempo. Por ello, el volumen de información ha crecido exponencialmente. Y ese crecimiento no corresponde a fuentes curadas, profesionales o expertos. Sino a público general. Lo cual nos deja en un escenario donde hay mucha gente hablando sin conocimientos específicos sobre muchos temas todo a la vez. En resumen, hay demasiado ruido. La información útil es como gotas en un océano de tonterías.

¿Cómo sobrevivir a la vorágine de la comunicación moderna?

Bajo este escenario, el contacto persona a persona, el contacto físico tradicional, vuelve a cobrar una poderosa importancia. Las empresas están recuperando la idea de presentar CEOs y Presidentes, gerentes generales y personal con capacidad de toma de decisión, cara a cara en reuniones empresariales protegidas y curadas por profesionales que se dedican a garantizar que los que asisten, son los que tienen que asistir.

A esta idea, que en realidad tiene siglos operando – prácticamente desde la creación de las cofradías medievales- se le está llamando ahora Networking. Y los resultados de participar en estos eventos son extremadamente positivos para los directivos que le saben sacar partido. Muchas empresas están creando eventos de este tipo, porque la rentabilidad de los mismos para los participantes es elevada. BID  es una de ellas. BID realiza, anualmente, un ciclo de eventos que forman parte de su Programa de Reconocimiento a la Calidad y el Liderazgo y que están orientados a proveer oportunidades de Networking, con Convenciones Internacionales a la Calidad y la Excelencia en Nueva York, Fráncfort , Londres, París y Ginebra. Las empresas seleccionadas tiene una oportunidad invaluable de ampliar sus redes internacionales de negocios.

¿Por qué Networking? 

Tres motivos hacen del Networking una poderosa herramienta en la actualidad:

  • Filtra y reduce la velocidad de la información creando una burbuja de contenido donde ambas empresas pueden presentarse con calma, a un ritmo que los humanos de verdad podemos digerir. Una conversación de 20 minutos con un potencial nuevo cliente, aliado o proveedor, es digerible y puede resultar en algo extremadamente provechoso. Un día entero de filtrar miles de mensajes de facebook o twitter de potenciales clientes, aliados o proveedores suele resultar en la extenuación absoluta del que tiene la detestable misión, además de normalmente, no generar resultados.
  • Los contactos son más sólidos y duraderos. El trato directo permite palpar cosas que la mensajería online no puede ofrecernos. El nivel de confianza que nos genera el gerente, sus ideas sobre política o religión, su manera de hacer negocios, su filosofía de vida. Recordemos que las empresas no son logos, ni marcas, ni productos. Al final del día, las empresas son la gente que las conforma.
  • Se va al grano. Cuando uno está confrontado por otro ser humano sin filtros y sin etiquetas producto de usar sistemas artificiales de comunicación (medios online o telefónicos) uno tiende a ser mucho más directo. Para bien o para mal, las conversaciones en primera persona suelen definirse en los primeros dos minutos de intercambio. La gente que hace negocios, no pierde el tiempo. Sabe lo mucho que vale.

El Networking, curado y coordinado con criterio, está creciendo cada día más como opción ante la comunicación masiva de nuestros tiempos. Es hora de frenar el reloj de la información, de detener el tiempo para poder pensar y decidir, con verdadero criterio.

Business Initiative Directions tiene 32 años reconociendo, formando y educando sobre la Cultura de la Calidad y la Excelencia. Actualmente BID mantiene un programa de formación con la Universidad Politécnica de Madrid que se concreta a través de una serie de seminarios. 

About the author

Frank Calviño

All for Joomla All for Webmasters