El oscuro mundo de los “influencers” en España

Written by x-cellence

Giacomo Casanova era infame -que no es lo mismo que famoso- en la Italia medieval -y en media Europa- porque sus amoríos se contaban, exageraban y chismorreaban en todos los mentideros de las cortes europeas. Su “éxito” se debía a un fenómeno que hoy en día hemos apodado “viralización” pero que tiene en existencia desde que el ser humano habla. La “viralización” es la propagación de las ideas. Ideas que, en nuestra época, son más que todo opiniones, gracias a la explosión de las redes sociales. 

Bajo este formato, en España y en todo el mundo, han surgido figuras que se han convertido en referentes virtuales indiscutibles. Personalidades que polarizan las redes sociales con sus visiones sobre el mundo. Genéricamente se les conoce como “influencers” un término anglosajón que define con bastante propiedad lo que son: figuras de influencia, líderes de opinión. Pero el mundo en el que estos chicos viven – la inmensa mayoría no pasa de los 30 años de edad- es un universo cruel y complejo. Muchos consiguen éxitos increíbles en cuanto a número de seguidores, pocos consiguen monetizar ese éxito e ingresar dinero por su fama. Otros, los más desafortunados, descubren la cara más cruel del ser “escuchado”: cuando uno mete la pata, los mismos millones que te seguían con devoción, son los mismos que te linchan. 

La caja de los truenos: El poder de la opinión 

Personajes como elrubius o willyrex se han vuelto célebres gracias a los videojuegos. Comentando y reseñando diferentes productos, estos “barones del youtube” han convertido sus canales de la famosa red social en verdaderos hervideros de comentarios y en centros neurálgicos para representar la opinión de la comunidad gamer de España. Y aunque algunos piensen, todavía a estas alturas de siglo, que los videojuegos son un juego, la realidad es que no lo son. La industria de los juegos mueve, a nivel mundial, cerca de 95.000 millones de dólares. Eso es mucha, mucha pasta. Por eso lo que estos chicos recomienden o castigen con sus críticas, deja de ser un chiste de adolescentes y se convierte en un tema de marketing para las empresas del entretenimiento electrónico. Una mala reseña puede resultar letal. Recordemos el reciente caso de la película Escuadrón Suicida de Warner Pictures. 

La cinta ha sido criticada duramente por los jóvenes influencers del mundo del cómic y de los videojuegos a nivel mundial. El resultado es una secuencia de despidos dentro de la Warner y la posibilidad muy real de que la gigante del entretenimiento decida paralizar todo su proyecto de crear un universo fílmico sobre los personajes de la popular Liga de la Justicia. Estamos hablando de potenciales pérdidas mil millonarias, contratos revocados, empresas quebradas y por consecuencia, despidos masivos. 

Pero es que el tema de los influencers no se limita al mundo del entretenimiento. Personajes como Jpelirrojo, un reconocido youtuber español, han sufrido en carne propia el peso de su éxito. Jpelirrojo mantiene un canal de Youtube que puede ser descrito como “de variedades” por decirlo de algún modo. Es una cuenta donde el popular chico hace bromas pesadas, acepta retos y comenta sobre la vida en general, desde una infantil perspectiva adolescente. Esto sin embargo le ha ganado la fiel devoción de millones de seguidores. Razón por la cual la gigante de la alimentación Nestlé decidió contratarle como imagen de su producto Maxibon. Hasta aquí todo bien. 

Lo que ya no resultó tan bien fue cuando Jpelirrojo se burló, pública y despiadadamente, de la muerte del torero Víctor Barrio, quien sufrió una cornada letal. Jpelirrojo emitió un tuiteo desafortunado, lúgubremente desafortunado, que le condenó a una lluvia de mensajes hostiles de parte de cuanto cristiano leía su tuit sobre el difunto Barrios. La violenta reacción en contra de Jpelirrojo causó que Nestlé comunicara, públicamente y por Twitter también, que revocaba el contrato de Jpelirrojo y que no le quería más como marca de sus productos. 

Y el caso de la caída en desgracia de este moderno ícaro, que voló tan alto y tan cerca del sol de la fama que se quemó las alas, no es el único. Más recientemente ha sido trending topic el mensaje #DalasdeEstaNoTeSalvas. Un hilo de mensajes en Twitter donde se hacían públicas las denuncias en contras de un influencer famoso llamado DalasReviews, quién fue acusado por dos chicas (influencers también y ex parejas suyas) de ser un maltratador. Lo que se desató fue la tormenta perfecta. ¿Qué pasa cuando se pelean entre influencers famosos? La respuesta es un aluvión de mensajes, una tormenta de contenidos y opiniones que ha polarizado durante todo el día el Twitter español. Consumiendo los hilos de mensajes de cualquier cuenta con las opiniones de partidarios a favor y encontra de DalasReviews. Desde comentarios de “civiles” -personas común y corrientes que mantienen sus perfiles personales en Twitter y Facebook- hasta los ataques digitales de otros influencers a favor y en contra de Dalas y sus exnovias. Una verdadera guerra digital, donde las armas son la cantidad de personas que cada uno de los influencers involucrados puede esgrimir como “seguidores”. Su poder, su fuerza, son las personas a las que sus mensajes llegan. Es, hasta cierto punto, similar al concepto de los antiguos dioses griegos: entre más fieles, mayor es su poder.

Un mundo donde el medio ya no es el mensaje 

Este auge de personalidades polarizantes, de figuras que logran acaparar a millones de seguidores, ha destrozado la concepción tradicional del mercadeo y de los medios de comunicación. Nunca el individuo tuvo tanto protagonismo. Hoy en día un periodista influencer puede llegar a más personas y tener más prestigio bajo sus propias redes sociales, bajo su propia persona digital, que a través del medio para el que trabaja. Esto destruye el poder y el prestigio de los medios tradicionales. Potencialmente, alcanza mayor número de posibles clientes willyrex que El Mundo. Por no hablar de los grandes a nivel mundial como Gary Vaynerchuk o las Kardashian, o el también célebre  Casey Neistat. El mercadeo es ahora un tema de viralidad, y toca adaptarse o desaparecer. Evolucionar o morir. 

Temas como el mercadeo online, el manejo de herramientas gerenciales o la imagen de marca son parte de un compendio de prácticas basadas en la excelencia y colectivamente llamadas Cultura de la Calidad. Más información sobre estos y otros temas de gerencia y negocios puede ser consultada con empresas del sector de la Calidad como Business Initiative Directions, una organización con más de 30 años reconociendo, promoviendo y educando, a nivel internacional, sobre la Cultura de la Calidad y la excelencia.

 

About the author

x-cellence